2010/08/17

Tiempo

Apareciste tan rápido como te fuiste. Apenas un mes, o en realidad menos, fue lo que pasaste por mi vida, en mi vida, y con todo y esos días escasos, has sido lo más intenso... y lo que pudo ser lo más bello.

Uno de los momentos más hermosos de mi vida fue el de reconocerte, saber que eras tú, y más hermoso aún, el instante en que tú me reconociste a mi. Habías aparecido al fin, tú y sólo tú, luego de no saber dónde ni cómo buscarte, porque no sabía quién eras... y sucedió cuando menos lo esperaba.

Estuviste cerca mucho tiempo, nos veíamos, nos sabíamos, ya nos conocíamos, y qué arte para esquivarnos... quizá porque ambos estábamos ocupados.

Recuerdo que hubo momentos en los que incluso me causabas fastidio, y en otros ya éramos muy amigos sin conocernos, pues es que tú y yo ya nos conocíamos, de demasiadas vidas. Nos entendimos a la exacta perfección, como si tuviéramos toda la vida juntos, y fue mágico para ambos.

Y un día tuvimos el valor de vernos a los ojos...

Fue perfecto... absoluta y maravillosamente perfecto... pero como lo perfecto no existe, tú y yo no podíamos durar, es más, no podíamos ser nada más allá de nuestra imaginación, de nuestros escapes, de los comentarios traviesos de dos enamorados que se saben prohibidos, y que se burlan en la cara del mundo... del que se ocultan.

Siempre lo supimos, ambos, pero uno más o menos que el otro, ninguno de los dos quería encarar que no pasaríamos de unos encuentros furtivos.

Muchas cosas nos imaginamos, ambos o cada uno por su lado, de cómo sería, cómo sucedería. Lo peor es que ambos seguimos sabiendo que hoy sería perfecto, que sería lo más hermoso de nuestras vidas, que estaríamos completos pudiendo compartirnos el uno con el otro.

Pero nos llegamos tarde, o el destino jugó con nosotros.

Tu tiempo consolidado, tu familia, la mujer y los hijos, ya todo estaba bien establecido y sellado, como para que yo tuviese un espacio en tu vida, o tu pudieras salir de ella.

Siempre he sido una tonta, y supongo que un pedazo de mi te seguirá esperando, seguirá soñando el día en que me regales la compañía de tu vida, pero como nada perfecto existe, y los sueños compartidos son ilusiones, seguiré adelante, olvidándote.


"No llores porque terminó, Alégrate porque pasó"
Gabo (?)

"Nadie puede cambiar a una persona, pero una persona puede ser razón para que una persona cambie"
Miguel Ruíz

"No hace falta buscar a aquel que sea perfecto: ¡sólo sé feliz con alguien que sea perfecto para ti!"

"Encontrar a alguien que nunca te haga llorar es imposible. ¡Ve por la siguiente mejor cosa! Encuentra a alguien que valga todo el dolor"

@ihatequotes
Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr

4 comentarios:

Oscuridad dijo...

Como todo lo que creas, como todo lo que piensas, como todo lo que sientes, hermoso...

Y lastimosamente doloroso.

Sé feliz, bella. :x

Yukino M. dijo...

Por tu comentario, intuyo que lo allí dicho tocó algo importante en ti.

Si duele tanto, ¿por qué no haces algo para solucionarlo?

Citando palabras que colocaste alguna vez en este blog,
lo que sea que estés haciendo "a lo mejor evitará que tengas tristezas, pero me da el pálpito de que también evitará que pelees por aquello que vale la pena"

Éxito... y tú también, sé feliz.

Oscuridad dijo...

Algo cambió?

Yukino M. dijo...

Sí, mucho cambió :') ¡Muchísimo! Ni te imaginas :DDDD