2010/11/09

No tengo boca y debo gritar

El cuerpo de Gorrister colgaba, flácido, en el ambiente rosado; sin apoyo alguno, suspendido bien alto por encima de nuestras cabezas, en la cámara de la computadora (...)
Este es el primer cuento de Ciencia Ficción leído en mi adolescencia, y uno de los que más influyó en mi y en quien soy hoy día (literaria, ingeniera y artísticamente hablando). Quedó grabado en mi para siempre, junto con la primera película de Ghost in the Shell (ambos fruto del afortunado bachillerato de profesores y compañeros con la mente fuera de esquemas).

La historia del autor Harlan Ellison, atrapa desde el primer párrafo y mantiene el interés de principio a fin, provocando seguir línea a línea. Aunque corta, posee la cantidad exacta de detalles que necesita, y está descrita de un modo literario delicioso que logra hacerte sentir como uno más en la historia. Gris y dantesca muchas veces, deseas apartar la mirada del texto, pero muy tarde es ya.... necesitas seguir leyendo, porque ya eres uno de ellos.
Las cavernas de hielo se hallaban a una distancia de unos 160 km. y al segundo día, cuando estábamos tendidos bajo el sol quemante que había materializado, nos envió maná. Con gusto a orina hervida, naturalmente, pero lo comimos.
Plantea de un modo digno de análisis diversas actitudes humanas bajo una situación similar, y que creo que no estarían muy lejos de la realidad.
Solamente tenía que sufrir lo que nos preparaba para atormentarnos. Todas las desilusiones, todos los tormentos y las pesadillas. Pero los otros cuatro, esa ralea, estaban bien de acuerdo y en contra de mí. Si no hubiera tenido que estar defendiéndome de ellos, que estar siempre alerta y vigilante, tal vez hubiera sido más fácil defenderme de AM.
Entonces llegué al límite de mi resistencia y comencé a llorar.

(...)

Cuando partimos era jueves. La máquina siempre nos tenía al tanto de la fecha. El paso del tiempo era muy importante; no para nosotros, sin duda, sino para ella. Jueves. Gracias
Resulta también muy interesante el manejo que hace de la “psicología de las máquinas”, y me atrevo a decir que esta historia es el antes de otras tantas conocidas, que forman parte de nuestro actual imaginario colectivo.

Para muestra:
"Ellison afirmó que Skynet, la máquina que toma conciencia de sí misma y lidera la guerra contra los humanos en la saga de Terminator, está basado en su visión del ordenador AM del relato No tengo boca y debo gritar; tras demandar al estudio productor de la película, en todas las versiones posteriores de la película aparece su nombre en los créditos, ya que el argumento se "inspira" no sólo en este relato, sino en otros dos más escritos por él para la serie de televisión The Outer Limits."

Y estábamos indefensos. Además, se tornó insoportablemente claro que si existía un dulce jesús, si se podía creer en un dios, ese dios era AM. (...) AM me hirió en toda forma posible, y pensó en nuevas maneras de hacerlo, a gusto, desde el interior de mi mente. Todo para que comprendiera completamente la razón por la cual nos había hecho esto a los cinco; la razón por la cual nos había salvado para sí mismo.
Pueden leerla completa y traducida al español en el post no tengo boca y debo gritar, donde también encontrarán un link directo para el pdf... o también en su original en PDF en inglés.

"Si todos reaccionáramos de la misma manera, seríamos predecibles, y siempre hay más de una forma de ver una situación. Lo que es cierto para el grupo también es cierto para el individuo. Es sencillo: sobre-especialízate y te cultivarás en la debilidad. Es una muerte lenta."
Mayor Motoko Kusanagi
Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr

1 comentario:

porlaverdad3 dijo...

La verdad a mí también me impactó mucho cuando lo leí por vez primera. Es un gran cuento. Pero creo que cuando uno crece se va alejando de la ciencia ficción :P