2008/04/09

Messenger

(Publicado originalmente en "Box")

La verdad es que la odio. No encuentro otra palabra para describirlo, sólo esa. Y en realidad no es una mala persona, debe ser tan sólo el hecho de que es mujer. Eso. Un ser deslumbrante que no tiene ni idea de lo que quiere en la vida... en su vida. Porque de la vida de los demás, sabe exactamente lo que quiere, aunque a cada instante sea distinto. Y eso es lo que logra, manejar víceras. Mis víceras.

Como si estuviera diciendo algo nuevo. Y como si se lo estuviera diciendo a alguien.

Debería dejar de pensar en ella, pero no puedo. ¿Quién podría? Con palabras así ¿quién podría?. Intriga, intriga. Debería apagar esta cosa, olvidarme de ella de una vez por todas... pero sigo allí, esperando a ver si se conecta... a ver de nuevo el ridículo mensaje que ya no es para mi, porque seguro que sigue diciendo algo así como "mi cucurucho, te amo mucho", siempre tan cursi, y siempre tan falso... y eso... esperar que en realidad sea falso y que tenga otro pedazo de mensaje, algo así como "y nunca podré olvidarte" y estar seguro de que es para mi... y reirme, y decirle falsa... que me de la oportunidad de decirle falsa, todo lo que tengo por dentro, retorcerla del dolor...

Pero ni siquiera se conecta.

Tanto que usamos este medio antes, que aquí se quedaron algunos de los mejores momentos. Y ahora de los más absurdos. ¿Para qué me buscó? ¿Para qué me escribió? ¿Para qué me dijo como me decía siempre?

Para que haga justo lo que ella sabe muy bien hacerme hacer... comerme la cabeza. Y como sabe que sigo solo, me cree presa fácil.

Y soy fácil, porque aquí sigo, esperándola, para terminar de leer sus palabras, aunque estoy seguro que ya no la quiero, es sólo la intriga que me siembra siempre.

¿Pero y entonces, por qué coño me da esta vaina aquí, en todo el medio del estómago, de sólo imaginar que se conecte?

Bruja!

Conecta el maldito messenger...

Déjame insultarte...

Tengo tres días esperando para hacerlo. Planeando esta vez cómo te voy a responder a tus "hola.. cómo estás? espero que bien... de verdad. No sabes lo que te he extrañado por aquí".

O_o

Fuck!

Todo para que en realidad después no me hable más... no responda a mi "ah, sí?", me ignore, se desconecte. Y yo que me sentía tan libre, tan sin ataduras, tan superado ya... Y ahora me paso tres días con un ojo pegado a la ventanita de "Fulanita está on-line", y nunca es ella.

Hasta que sucede... hasta que de verdad lo hace. Y miro la puta ventana del messenger, me quedo lerdo, con los ojos fijos en su nombre on-line, y no hago nada mas que esperar a que me escriba... a que me de el chance de ignorarla. Pero no lo hace. Y se vuelve a desconectar. Y yo aquí, con mis ojos en su desconectado nombre, con la oportunidad perdida...

...hasta que de pronto se vuelve verde de nuevo... y esta vez, aunque tenga esta vaina tragada a medio cuerpo, le escribo, le hago notar que estoy aquí, que me diga algo, que me hable.

Que finalmente me diga de nuevo lo del otro día, y me de al fin la oportunidad.

Pero no lo hace. No me responde nada útil. Y yo no tengo las fuerzas de cerrar esta cosa.

¿Qué hago? ¿Le digo? ¿Le pregunto? ¿Quedo como un pendejo, pero me saco la duda? ¿O no le digo nada?

"Estás como callado. ¿Estás bien?"

¿Callado yo? ¿Pero si la que no paraba de escribir eras tú el otro día?

"Claro. Chévere. ¿Y tú?"

Gran respuesta... a ver qué logro yo con eso.

"Fino :)"

¿Qué pretende con esa cara feliz? ¿Que acaso era su otra personalidad quien me habló la última vez? Agh...

Ignórala. Eso. No le digas nada más. Eso es que está esperando a ver qué tanto aguanto, pero tengo que ser más fuerte que ella, no decirle nada más, que le duela en el orgullo y me busque de nuevo, así podré vencerla en su propio juego.

...y podría decirse que lo logré. Me aguanté, y lo logré. Fui más fuerte que ella... hasta que, finalmente, se desconectó.

Seguro que tuvo problemas con la conexión. Esa vuelve ahorita.

¿Qué hora es ya? ¿Las 3 am? Aún puedo esperar un poco más.
Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr

1 comentario:

Julián dijo...

Relájate. La vida se ha hecho para gozar, sino mira lo que vive Paris Hilton. Es todo precioso, incluso hay gente que hasta disfruta el momento en que lo que ha depositado en el retrete (sólido) no se ha ido con la descarga y traen un palo para partirlo y dejarlo ir. En partes, pero libre al fin.