2011/08/03

Los cuatro acuerdos

Tomado de Wikipedia:
Los cuatro acuerdos es un ensayo de la soteriología tolteca escrito por el médico mexicano Miguel Ruiz que está basado en la sabiduría de los antiguos toltecas. Relata la cosmovisión que debería tener un ser humano para estar en equilibrio personal, teatral, diferencial, emocional, mental y social.
Para lograrlo se debe, en primer lugar, entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias (cosmovisión) o paradigma, adquirido por influencia social, familiar, educacional, y que con frecuencia dichas creencias adquiridas los perturban mental, emocionalmente, creando infelicidad; en segundo lugar, aprender que se puede modificar el sistema de creencias para conseguir el anhelado equilibrio interior que lleva a la felicidad. Para lograrlo, se pueden poner en práctica los cuatro acuerdos (4 dogmas), que son los siguientes:
  1. "Sé impecable con tus palabras".
  2. "No te tomes nada personalmente".
  3. "No hagas suposiciones".
  4. "Haz siempre lo máximo que puedas".
Romper nuestros acuerdos basados en las creencias y los dogmas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas, es posible a base de recapitulación, no sólo de los efectos de nuestras emociones negativas igualmente las emociones positivas desbordadas deben ser eliminadas de nuestro sistema de creencias; dejar el ego y comenzar a ser cada vez más nosotros mismos. Ello nos puede conducir a un camino más sensato, libre y dictado por el corazón.

«No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento».

Seré sincera. Tengo serias dudas sobre si es una "verdad absoluta" que sufrir y ser feliz sean decisiones, sin embargo no se puede negar que el argumento es convincente, y suena como una buena manera de ver la vida (se puede combinar con aquello de que las cosas no cambian, cambiamos nosotros y la manera en que vemos las cosas, al actuar un poco diferente).

Pero la razón principal de que estén aquí los acuerdos, es porque, personalmente, "No te tomes nada personalmente" y "No hagas suposiciones" (no asumas nada), me parecen que son un par de joyas para la vida, dos herramientas básicas y sencillas para librarnos de problemas y malos ratos al tratar con otros.

Y además, pienso que ayudan mucho a enfocar los problemas y las "afrentas" desde un punto de vista mucho más sano para uno. Podemos zafarnos del defendernos cuando muchas veces no hace falta (en especial de las personas que amamos), ahorrarnos ese mal trago, y ver al otro con mayor con-pasión... e inevitablemente, es una herramienta excelente para ver hacia adentro de nosotros mismos, desprendernos del analizar/juzgar/acusar al otro, para así encontrar qué pasa con nosotros, por qué nos duele o molesta una actitud de otro, por qué permitimos que suceda, y qué tanto de eso del otro en realidad lo tenemos nosotros por dentro, aunque lo expresemos distinto.

Eso sí, no digo que sea fórmula mágica, o que debamos implementarlo a la perfección siempre... esto, como tantas prácticas útiles de la vida, son cosa de trabajo diario y constante, y hasta los grandes Gurús tienen sus momentos "de flaqueza", así sea en otro nivel... creo que hasta mi querido Dalai Lama ha contado tener los suyos :)

Y tampoco digo que seamos unos santos con los otros, la cosa no es ser buenos con nadie, es ser honestos con nosotros mismos, actuar cónsonos a nosotros... y relacionarnos con la mayor con-pasión de que seamos capaces, al fin y al cabo ese otro es un ser igual de herido que nosotros.


"El amor no es el "peluche" que nos vendieron que era,
el Amor es todo aquello que nos transforma
"

Carlos Fraga
Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr

1 comentario:

Oscuridad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.