2010/03/19

Cuando se te vuelca el abismo

Hay una condición que padezco, sufro, agradezco... vivo, y no sé si tiene nombre. Soy extra sensible, o sensitiva, o algo así: cuando algo es más intenso o doloroso para ti que para otros, y lo haces insensible a tus propios ojos para que no te llegue... tanto.

Por ello no escribo tanto como quisiera. Al menos yo, no he aprendido a llevar sensaciones a palabras, y el problema es que me hace falta. Desahogar. A todo el mundo, aunque nadie lo vea.

Creo que además escribo de una forma que sólo, y como mucho, el 3% de la gente puede entender, o identificarse con. Y con rara frecuencia quisiera hacer conexión con ese mundo del que tanto procuro alejarme.

He pasado estos últimos días inundada de esas sensaciones necesarias de expresar, pero que no hallo como. No me encuentro, no me concentro. Los ojos se me inundan de conmoción leyendo aquí y allá lo que pasa en este mundo, eso que se repite como un fractal de esquina a esquina. Copias al carbón de lo amado y lo odiado. Y un nudo hecho garganta.

He pasado los días como con las manos envueltas en seda, mi cuerpo queriendo salirse de mi, la mente fugada, la vista borrosa que persigue imágenes de alma o corazón (¿o son lo mismo?).

Nadie atenderá este post, y pronto se volverá apenas rastro desvanecido de un simple instante... pero es que necesitaba hacer esto.
Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr

7 comentarios:

Alejandro dijo...

Quizas no atendemos a menudo, quizas no respondemos todos los dias. Pero si leemos. En medio de la avalancha de informacion que intentamos controlar, algunos leemos en silencio.

No te entiendo, pero te creo.

Un abrazo sincero desde la primaveral ciudad de Ottawa.

Anónimo dijo...

Observas el dolor de otros y lo tomas como propio, la piedad y la necesidad de ver justicia e igualdad son importantes, y ante tantos casos que muestran que la verdad no es así, solo podemos apretarnos el pecho, hacer de tripas corazón y avanzar.

Y sin embargo, llega un momento donde de verdad, no se puede seguir guardando tanto, y el alma estalla. No lo reprimas, deja que limpie. Escribe, canta, llora, pero déjalo seguir su camino.

Y, aunque creas que no mas del 3% de la gente te entiende, siempre hay alguien que pueda darte una mano, aun sin ser de ese grupito, aun sin entender completamente. Por que a la final, siempre hay alguien que aparece para apoyarte.

Un beso Jedylady, y espero que la sombra pase, para que vuelva a haber calma en tu persona.

Oscuridad dijo...

...

Orestes Man Junior dijo...

Todo mi corazón se hallaba encerrado en una cárcel de "buenos pensamientos", de lógica, ecuaciones y fe.

Años pasaron y en cada uno de esos, parte de mi iba creándose y escondiéndose en la cárcel.

Contigo he abierto ese escondrijo, y he visto la superficie de un mundo submarino-subconsciente, de miedos, alegrías, rabias y tristezas que añoraban por ser recibidas y abrazadas con fija mirada a los ojos.

Tanto hay dentro de mi, que nunca terminaría de poner nombres, o terminaría si creara mi propio lenguaje, ... y entonces nadie sospecharía mi balbuceo entre lágrimas.

No soy de tu 3%. La naturaleza de mi mundo es más rara aún (INTP), y sin embargo a tu lado he encontrado luz, compañía y pasiones nunca soñadas.

Sentir y sepultar, es morirse en vida. Sea un rastro en papel, un canto ininteligible, o frases escritas en este lugar/no-lugar que llamamos blogósfera, las expresiones de alma son una bendición.

Escribir lo que todos conocen es fácil. Escribir lo que ni siquiera tu has podido nombrar aún, requiere una valentía especial. Valentía de ver al mundo a los ojos.

Siento, a veces, que este mundo que nos causa desprecios al aparecérsenos tan lleno de injusticias, nos pone en guardia. Defendernos y despreciar lo que no rima con nuestra alma, siento, a veces, que nos sumerge en lo que hace gritar nuestra alma...

Será que podremos, juntos, poco a poco, hacer descansar la garganta de nuestras almas, quedándonos como niños extrañados (mirada de asombro?) ante eso que no es parte de nosotros ya (o aún).

Será más fácil amar, renunciando al entendimiento? aplicará esto al mundo que nos rodea, así como para nuestro ser amado?

Olga dijo...

Me identifico más de lo que crees con tus palabras irresolutas pero también inexorables, simplemente escribe Juvili, escribe. No le pongas peros ni revueltas, eso es escribir. Tanta buscadera de fines agota y desespera y lo peor es que nada consigue, con que llegues a un par de almas basta. Muchas veces el transformar ese fuego que nos habita en palabras sólo sirve para pasar a otros fuegos o conservarlos como en una fotografía. En resumen, para no ponerme más filosófica: escribe, abandona las formas, sólo escribe.

DINOBAT dijo...

Plasmarlo es vivirlo...

~ Silvarion ~ dijo...

No siempre entendemos lo que somos o cómo somos. Algunas veces sabemos... Sólo, sabemos. Sabemos que algo es de una manera y nosparece lógico aunque no entedamos por qué. El hecho de tener ciertas cualidades poco comunes no significa, sin embargo que no te entendamos. Y aun cuando así fuera, te queremos, así que cuál es el rollo?
Por otro lado, plasmar sensaciones y sentimientos en palabras no es nada fácil de lo contrario, los poetas no serían tales...
Sucesos repetidos como fractales? Sí, es así y lo ha sido siempre, según me parece... Lo que queda es aprender para tratar de repetir los buenos y evitar los malos.
* NOTA JOCOSA *
El apocalipsis zombie se acerca, estate preparada para cuando llegue!
* FIN DE LA NOTA JOCOSA *
Y oh sorpresa! Claro que atendemos al post... Probablemente mucho más de lo que crees... Recuerda la historia de las huellas en la arena... Que veas un sólo par de huellas en la arena, no significa que estés sola!